Dragon Ball Super: Review del capítulo 68

El capítulo 68 de Dragon Ball Super no es más que un capítulo de relleno, por lo que es un simple capítulo que pretende mantenernos entretenidos mientras esperamos al comienzo de una nueva saga sin que los hechos narrados en el tengan especial relevancia.

Dicho esto, vemos que desde el comienzo se trata de un capítulo desenfadado en el cual aparece Bulma en escena. Nuestra querida mujer de pelo azulado se encuentra maquinando una forma de reparar la máquina del tiempo. Parece obedecer a un reto personal por conseguir de su intelecto esté al mismo nivel del su yo del futuro. Necesita encontrar una energía alternativa que sirva de combustible.


Por su parte nuestro Goku se ha ido a hacerle una visita al Rey Kaio con el buen fin de revivirlo después de tantos años desde los hechos ocurridos con Cell. Goku se sentía culpable de aquello y y es por eso se decide a reunir las bolas del dragón de la Tierra con el fin de pedir un deseo que cumpla su propósito.

Bulma prosigue con sus investigaciones y al fin encuentra el material que le hace falta, el problema es que se encuentra en el núcleo de la Tierra. Antes de que le de tiempo a pensar aparece allí Goku. Goku solamente quiere el radar de las bolas del dragón para revivir a Kaio, Gregory y Bubbles. Sin embargo Bulma se muestra muy nerviosa ante la presencia incómoda del héroe.

El problema es que otros personajes de Dragon Ball Super también están pensando en hacer uso de las bolas del dragón. Número 18 quiere comprarle algo a Krilin por lo bueno que es con ella y con Marron. Devolviéndole así algo de su cariño, se lo comenta a Chi Chi en una conversación informal.

Bulma por su parte no quiere que Bills se entere de sus planes de hacer una máquina del tiempo funcional, ya que tiene miedo de que pueda enfurecerse, por eso se muestra nerviosa con Goku. Todos sabréis que los viajes en el tiempo están prohibidos para los dioses. Para desgracia de la mujer de Vegeta, en ese preciso instante aparecen Whis y Bills, prestos y dispuestos a degustar una deliciosa comida. Para que no sospechen Bulma los lleva a un restaurante a comer cangrejo.

Poco tiempo le lleva a Goku el encontrar las siete bolas del dragón y decide invocar a Shenron para que cumpla su deseo. Lo que nuestro héroe no sabe es que no es el único que tiene deseos que pedir. Aún así Shenron puede conceder más de un deseo.

dragon ball super: shenron

El problema viene cuando el cielo se oscurece y aparecen allí en peregrinación Número 18, Oolong e incluso el maestro Roshi. Todos ellos tienen deseos que pedir, aunque los de estos dos últimos son un poco… verdes. Bulma también quiere llegar a tiempo y por allí detrás se encuentran Pilaf y su banda con sus oscuras aunque infantiles intenciones.

Mientras todo esto ocurre se presentan allí Goten y Trunks, ambos también con deseos que formular. Mientras tanto Shenron comienza a impacientarse ya que solamente puede permanecer allí durante un tiempo limitado. De repente aparece Gohan con Pan enferma y pide que por favor le dejen formular su deseo de que se cure. Todos ven en ello una acción noble y acceden a que Pan se cure.

Ya solamente resta un deseo por pedir y demasiados pretendientes impacientes por que se les conceda. Todos intentan persuadir a Goku de que realmente para el Rey Kaio no tiene mayor importancia el estar vivo o muerto, ya que incluso así sigue viviendo en el mismo planeta. Al final aparece Bulma quien se cree con derecho a formular el último deseo al ser gracias a su radar que se han podido localizar las bolas del dragón.

Bulma le dice que Número 18 que Krilin ya es suficientemente feliz con ella y la hija de ambos, que no necesita de nada material. Bulma le concede el deseo verde del Maestro Roshi trayéndole un coche lleno de chicas. Oolong quiere unas bragas y los niños no saben ni lo que quieren, simplemente quieren pedir un deseo como los mayores.

Es entonces cuando Bulma habla con Goku y le revela que necesita que vaya al centro de la Tierra antes de pedir su deseo de revivir al Rey Kaio. Mientras tanto un Shenron que comienza a poner caras dice que ya no puede permanecer más allí. Bulma le amenaza con Bills y Shenron que le tiene miedo tiene que aguantar un poco más.

Con Goku en el centro de la Tierra, Whis y Bills aparecen allí y le preguntan que hace. Bills al ver el material que tiene Goku en la mano se da cuenta de para que lo quiere Bulma y decide cortar por lo sano destruyendo la máquina del tiempo. Esto podría influir de algún modo en el futuro.

Este capítulo que es entretenimiento puro termina de un modo divertido ya que Shenron no aguanta más al final y desaparece sin que el Rey Kaio pueda volver a la vida.

Y si queréis mi opinión lo cierto es que ha sido un capítulo entretenido, divertido y fácil de ver. Una forma de hacer tiempo hasta el nuevo arco y parece que el siguiente capítulo 69 también irá en un sentido similar.

Deja un comentario