Dragon Ball Super: Review del capítulo 83

Después de un montón de capítulos en los que había acción a raudales, el capítulo 83 de Dragon Ball Super ha llegado a un punto de tranquilidad. Asistimos al nacimiento del bebé de Vegeta y Bulma, mientras que el Goku y Gohan siguen alistando a nuevos componentes que formen parte del equipo del Universo 7. Recordar que son necesarios un total de 10 guerreros.

Nuestros amigos reúnen con Bulma y Chi-Chi que se encuentran preparando una fiesta con motivo del nacimiento del nuevo bebé. Todavía no se saber cuándo nacerá el bebé, y esto está causando un problema con la participación de Vegeta en el torneo. Vegeta se niega a apartarse del lado de Bulma hasta que nazca el bebé.


Antes de que eso ocurra, Gohan y Goku piensan en quienes deben de unirse al equipo. Tienen una extraña “batalla imaginaria” en la que imaginan a Krillin luchando en el torneo. En sus mentes Krillin lucha contra Basil. Krillin pierde la pelea y Gohan no está seguro de que sea apropiado que participe en el torneo. Goku dice que Krillin dará la talla ya que tiene ataques únicos.

El Supremo Kai piensa que Goku y Gohan deben centrarse en conseguir fuertes combatientes de la Tierra antes que nada. Afirma que debido a la destrucción de los planeta Namek y Vegeta, ya sólo hay 28 planetas en el Universo 7. Incluso el Supremo Kai parece no estar seguro de los combatientes que podría haber ahí fuera.

Goku quiere que Monaka forme parte del equipo, pero Bills le dice que está enfermo. Y es que cómo los que habéis seguido la serie sabréis, Goku es el único que todavía cree que Monaka es un luchador muy fuerte. Whis le dice a Bills que quizás sea el momento de que Goku sepa la verdad. Pero Bills no le hace caso y cree que no hay motivo para ello.

Tras darle un poco al coco hay nueve luchadores para el equipo del Universo 7. Entre ellos se incluye a: Goku, Gohan, Buu, Piccolo, Krillin, Androide 17, No. 18, Vegeta y el Maestro Roshi. A pesar de que Trunks y Goten son también guerreros fuertes, quedan fuera por ser demasiado jóvenes y no tener experiencia. Por tanto, falta un miembro más.

dragon ball super, capítulo 83

Es a partir de aquí donde el capítulo 83 de Dragon Ball Super se convierte en emotivo al centrarse en el nacimiento del bebé de Bulma y Vegeta. Vegeta está concentrado pensando en un nombre para su hija y quiere que sea un nombre de Saiyajin. En este punto del capítulo, todavía no está pensando en luchar en el torneo con el fin de permanecer al lado de Bulma.

Whis es consciente de que no tienen mucho tiempo (sólo 39 horas) por lo que utiliza sus poderes mágicos para hacer que Bulma dé a luz al bebé ya. Es un método que la libra del dolor y por el cual el bebé aparece mágicamente mientras Bulma pierde su barriga. Todo el mundo se siente feliz de disfrutar del nuevo miembro.

Vemos algunos momentos graciosos como cuando todo el mundo quiere tener en sus manos al bebé. Vegeta se convierte en Super Saiyan Blue cuando Satán y Yamcha lo asustan. Trunks al principio no parece demasiado convencido ya que él esperaba un hermano con el que poder entrenar. Comienza a cogerse gusto al asunto cuando ve a su hermana pequeña.

Llega entonces el momento de que Vegeta sostenga al bebé y Bulma deja caer que ya tiene un nombre elegido. El nombre del bebé es Bulla. A Vegeta le pilla por sorpresa el nombre, y aunque se muestra reticente al principio, después acaba cogiéndole gusto. A continuación Goku tratará de ir a reclutar a Krillin. Yamcha escucha la conversación quiere formar parte del equipo. Sueña con participar en el torneo, pero tiene dudas de que acepten a alguien tan débil.

Además, según las reglas del torneo, no será posible utilizar las semillas del ermitaño, ya que sería vista como una ayuda al luchador, una forma de hacer trampa por así decirlo. Bills le dice a Goku que las coma en secreto, pero Whis le advierte de que si se entera Zeno puede ser bastante peor.

Por otro lado, Gohan, Goku y Bills no le dicen a nadie que existe la posibilidad de que el universo sea borrado. Ni siquiera Vegeta es consciente de ello. Sigo pensando que Goku actúa de una forma extraña, parece como si no le preocupase demasiado que su universo u otros se extingan.

De todas formas, el capítulo 83 de Dragon Ball Super fue muy agradable. Realmente no sirvió para avanzar en la historia, pero también es bueno intercalar este tipo de episodios de vez en cuando.

Deja un comentario