Capítulo 41 de Dragon Ball Super: El sorprendente deseo de Bills | Dragon Ball Super

El capítulo 41 de Dragon Ball Super fue emitido ayer y sirvió para dejarnos claro que la acción está lejos de terminar. La semana pasada en el capítulo 40 nos quedamos con la imagen de un ser llamado Zeno que apareció hacia el final del capítulo y que sorprendió a todo el mundo, pero sobretodo a Bills y Champa. En este nuevo capítulo se revela quien es Zeno y el por qué de la sorpresa de los dos Dioses de la Destrucción.

Ahora que el torneo ya ha concluido, los combates han dejado paso a los acontecimientos que hemos visto en este capítulo de Dragon Ball Super, y es que parece que este ha sido un episodio puente para ir desarrollando nuevos hilos argumentales que nos llevarán a una próxima saga.

Así el Rey Zeno, que es el maestro de los 12 universos de Dragon Ball Super, aparece en escena y poco después podemos ver como Bills y Champa se inclinan ante él. Es interesante ver como este personaje parece de todo menos poderoso, con un tono de voz propio de un niño, de baja estatura y complexión física también infantil.

Zeno comienza a hablar y lo hace para quejarse de que Champa y Bills no estén haciendo su trabajo. Ambos son Dioses de la Destrucción, pero uno se dedica a estar todo el día durmiendo, mientras que su hermano dedica sus horas a comer. Pero es que además de eso, gastan sus horas en organizar torneos entre ellos por simple diversión.

Y a pesar de que Hit y Goku llegarón a la conclusión de que el torneo no sirvió para nada y por eso se rindieron, a Zeno le pareció divertido. De hecho le gustó tanto que ha decidido organizar un gran torneo que reuna a los mejores luchadores de los 12 universos, en lugar de organizar un torneo que solamente enfrente al Universo 6 y Universo 7. Por tanto, estamos seguros de que esto sienta las bases de una nueva saga.

Bills nos deja claro lo poderoso que es Zeno, diciendo que si quisiera podría destruir los 12 universos con solo parpadear. Es aquí cuando nos damos cuenta de que Zeno bien podría ser el personaje más poderoso de los que jamás hayamos visto en la franquicia de Dragon Ball.

Pero a nuestro amigo Goku le da igual y no se asusta por nada, así que forma informal decide dar un paso al frente e ir a saludar personalmente a Zeno. Goku se las arregla para estrecharle la mano a Zeno ante unos asustados Bills y Champa que ya piensan en lo peor, pero finalmente no ocurre nada malo, sino que a Zeno le parece perfecto, incluso cuando Goku lo eleva en el aire al darle la mano.

Otra pista para los próximos capítulos es que Cabba le dice a Vegeta que ahora podrá que ahora podrá visitar su planeta. Y aunque Vegeta se muestra distante y le dice que no es su maestro, estamos seguros de que se trata de una pose arrogante como siempre.

Otro personaje que se va del lugar es Hit y Goku se despide de él. El combate entre Goku y Hit no ha llegado a su fin, y seguramente ambos personajes se vuelvan a enfrentar en una nueva pelea. Esto también aplaca los ánimos de Champa que no mata a los integrantes de su equipo porque puede que todavía los necesite en el futuro.

dbs 41

En general este capítulo ha sido poco serio en muchos aspectos, y un detalle que así lo deja patente es que Buu se durmió justo antes de que comenzase el torneo y no ha sido hasta después del mismo que se ha despertado.

A continuación se revela algo que alguno ya nos olíamos, y es que en realidad la séptima Super Dragon Ball que faltaba se encuentra oculta en el núcleo del Planeta Sin Nombre. Por tanto, todas las Super Dragon Balls se encontraban en el mismo sitio durante todo el tiempo.

Bulma, que quería encontrar antes que Bills la última bola que faltaba, intenta persuadir al Dios de la Destrucción, para que no las utilice para algo malo. Al fin y al cabo, él es el Dios de la Destrucción. Sin embargo Bills le dice a Bulma que no sea pesada y que se preocupe de nada. A continuación vemos como Whis utiliza un lenguaje que no entendemos y que es propio de los dioses para convocar al Super Shenron.

A continuación asistimos a una serie de escenas de animación impresionantes, donde se intenta poner de manifiesto la enormidad del tamaño de este nuevo dragón. Y para que os hagáis una idea de su enormidad, este Super Shenron es más grande que galaxias enteras.

Todavía no sabemos lo que ha pedido Bills a través de Whis ya que el idioma utilizado no nos es entendible, ya que no se trata de japonés, sino de lenguaje de dioses.

db41

Y lo cierto es que parece que Bills y Champa finalmente no se quieren tan mal como podría parecernos en un principio. El deseo que realmente Bills le pide al dragón es que desea que la Tierra del Universo 6 vuelva a existir. Ese planeta fue destruido por los seres humanos por culpa de la guerra nuclear. Ahora la Tierra vuelve a existir allí y Champa podrá volver a comer rica comida, con lo que todos contentos al fin.

Bills no le dijo cual era su verdadero deseo a Bulma, le dijo que había pedido una cama mejor. En realidad quería seguir manteniendo su imagen de “tipo duro”. También vemos que a Monaca le compensa con un montón de oro y un tesoro por haber ganado el torneo y por haber fingido ser más fuerte que Goku. Pero Bills finalmente le dice, quizás a modo de guasa, que algún día tendrá que luchar contra Goku. El capítulo termina con nuestros amigos de regreso a la Tierra.

El capítulo 41 fue claramente como decíamos, una especie de puente. Pero hemos visto detalles que nos han gustado, parece que Bills no es tan malo como parece y por otro lado, este capítulo nos ha servido para que nos demos una idea de lo que esperar para los que están por venir, pensar en las posibilidades que nos dan los 12 universos es casi imposible.

Este final fue también realmente elaborado, divertido y agradable para la saga de Champa. Todo ha salido bien para todo el mundo y realmente de las tres sagas, esta ha sido la única en la que hemos visto cosas totalmente nuevas, que no conocíamos, además de que la animación ha rallado, por regla general, a un gran nivel.

Deja un comentario