Capítulo 44 de Dragon Ball Super: Goten y Trunks se van al planeta Potaufeu

Este domingo hemos podido disfrutar del capítulo 44 de Dragon Ball Super, un capítulo que se nos hizo muy ameno e interesante debido a que hemos podido ver un nuevo y extraño planeta que nunca antes habíamos visto. También hemos podido ver en acción al dúo de gamberrillos, Trunks y Goten. Y como curiosidad una errata, en una de las imágenes se puede leer claramente “Capsuele Corp” en lugar de “Capsule Corp”.

El capítulo comienza mostrándonos el planeta Potaufeu. Un planeta donde predomina el color azulado desteñido y donde los árboles son altos hongos que poblan todo el lugar. Acto seguido vemos a algunos individuos con pinta de poco amigables y a otro individuo de avanzada edad que se está entrenando y que protege lo que parece un amuleto con forma de chupete.

En la siguiente escena nos vamos a la Tierra y concretamente a la Capsule Corp. donde Monaca se dispone a entregar un paquete para Bulma. Bulma le envita a entrar y entregárselo, además de echarle una mano con un extraño experimento basado en un líquido azul.

Dragon Ball Super: Capítulo 44

A continuación vemos a los dos gamberros Trunks y Goten que están jugando fuera. Se percatan del camión de reparto de Monaca y les pica la curiosidad. Los ojos de Trunks se clavan en una espada del interior del vehículo de reparto, mientras que Goten le sigue al interior del vehículo. Al final la puerta se cierra y Monaca, sin saberlo, transporta a los dos niños al espacio.

Monaca no es capaz de oír los gritos los chicos debido a que se encuentra la radio puesta. Al final Monaca llega al planeta Potaufeu y allí se da cuenta de que tenía dos polizones a bordo. Ambos salen en forma de cubito de hielo, ya que se ve que el camión tiene en la parte trasera una cámara frigorífica.

Mientras todo esto sucede aparece en escena el anciando que vimos al principio. Aparecen los malvados del principio que quieren luchar con el anciano para quitarle el misterioso amuleto y afortunadamente, Trunks y Goten intervienen y los derrotan con suma facilidad.

El amuleto que el anciano protege contiene un agua especial que hace que quien la posea se haga con el poder de todo un planeta. Básicamente el que lo bebe se volverá más fuerte que nunca antes. El tema es que cae en manos de algún malvado podría haber problemas.

Desgraciadamente al anciano con forma de cucaracha se le cae el amuleto y los malos se hacen con él, además de secuestrar a un lloroso Monaca. Posteriormente Trunks, Goten y el anciano también son capturados por el trío de maleantes.

Mientras tanto en la Tierra Bulma se da cuenta de que Trunks no aparece por ningún lado. Decide mirar las cámaras de seguridad y descubre el pastel. Casualmente Jaco se pasa por allí le explica a Bulma que está buscando a un criminal llamado Grill, que no es otro que el líder de los maleantes. Jaco y Vegeta ponen rumbo al planeta Potaufeu para ir a buscar a los chicos.

Bulma llama por teléfono a Chi Chi para decirle que Goten está en peligro, pero Goku no está disponible ya que se encuentra en el planeta de Kaito entrenando para conseguir superar la extraña enfermedad de la que está aquejado desde el final del torneo multiverso.

Vegeta llega justo a tiempo para proteger a Trunks de un disparo láser mientras se intentaba escapar. Vegeta es muy superior a estos secuaces, pero con lo que no contaba es con que Grill se apoderase de sus poderes lanzándole el agua de color púrpura. Así termina el capítulo, con un clon de Vegeta malvado y controlado por Grill.

Así, el capítulo 44 de Dragon Ball Super fue bastante entretenido y ha tenido un poco de todo. Una historia creativa que esperamos ver resuelta dentro de pronto pero que se agradece como adyacente a la saga principal. En el próximo capítulo 45 de la semana que viene veremos al Clon de Vegeta en acción.


Deja un comentario