Capítulo 63 de Dragon Ball Super review: el despertar del príncipe de los Saiyan

Con un poco de retraso ahí va la review del capítulo 63 de la semana pasada. Tenéis que disculparme pero he estado de vacaciones este tiempo pero vuelvo con fuerza para poneros al día. En este capítulo Goku y Vegeta regresaron al futuro para intentar ayudar a Trunks del futuro.

En el capítulo 62 Goku aprendió la técnica del Mafuba que sirve para encerrar a un oponente, con esta técnica sería posible encerrar a alguien inmortal como Zamasu para siempre. Vegeta se entrenó por su cuenta y ambos están listos para regresar al futuro en la máquina del tiempo y salvar a Trunks.

En el futuro nos encontramos a un Trunks que está malherido tras tener que luchar contra en duo formado por Black y Zamasu. Aquí vemos uno de los momentos más cómicos del capítulo, con Trunks pensando en la cara de Mai y encontrándose con que es el barbudo Yajirobe el que le despierta con una semilla Senzu. Por su parte Mai ha encontrado el escondite secreto de Black Goku.

Mai cree poder matar a Black con una bala especial que le dio Bulma y que usará en su rifle de francotirador. Cree firmemente que dicha bala es suficiente para matar a Black Goku. Como era de esperar, la bala que fabricó Bulma solo es capaz de tirarlo de la silla y provocar su ira. Trunks del futuro la salva de una muerte segura mientras le ordena huir.

Trunks se transforma en esta nueva forma de Super Saiyan con doble aura y pelea con Zamasu y Black de forma contundente. Trunks del futuro se emplea a fondo contra Black Goku y extingue su energía intentando matarlo. Con la poca energía que le queda se va a por Zamasu intentando eliminar toda la materia de su cuerpo, creyendo que así no podrá regenerarse. Pero en ese momento aparece Black Goku y le traspasa con su espada de energía. Afortuntamente y con Trunks malherido, en ese mismo momento aparecen Goku, Vegeta y Bulma en la máquina del tiempo.

dragon ball super goku y vegeta

En esta ocasión Black no quiere que el trío regrese al pasado y destruye la máquina del tiempo al efecto. Mai se ocupa de Trunks mientras Bulma saca un garaje para intentar crear otra máquina del tiempo que les sirva. Asimismo Goku y Vegeta se pelean porque no saben donde han dejado la urna para el Mofuba. Goku dice que dejó la urna en la máquina del tiempo y por tanto quedó destruida.

También aparecen a escena el Gowasu del presente y el Supremo Kai de allí para intentar solucionar la situación y reconducir la conducta de Zamasu, pero este lejos de arrepentirse intenta destruirlo también. No lo consigue gracias a la intervención de Goku y Vegeta ya transformados en Super Saiyan Blue.

A partir de ahí Vegeta toma la iniciativa y decide ir directamente a por Black y deja que Goku se encargue de Zamasu. Gowasu y el Supremo Kai se quedan a modo de espectadores, recordando un poco a aquel público contra Cell en Dragon Ball Z. Vegeta demuestra más pronto que tarde que su poder ha aumentado muchísimo desde la última pelea. Goku también se muestra superior a Zamasu.

Mientras tanto Bulma, Trunks y Mai siguen con el asunto de la urna y la consiguen pegar con pegamento. Vegeta le propina a Black Goku varios golpes brutales y su oponente se queda asombrado. Es ahí donde le explica que él nunca será capaz de utilizar el cuerpo de Goku al máximo, porque solamente es un recipiente para él.

Por tanto, este capítulo fue espectacular y termina con un Vegeta totalmente desbocado y como personalmente me gustaría verlo más a menudo, sin depender tanto de Goku, el próximo capítulo también fue espectacular. Os lo narro en la siguiente entrada.

Deja un comentario