El capítulo 6 de Dragon Ball Super muestra las dos caras de Vegeta y Bills

Llegó el capítulo 6 de Dragon Ball Super de esta semana y éste nos ha dado la oportunidad de ver diferentes rasgos del carácter, tanto de Vegeta como de Bills.

Al principio de la serie nos presentó a Bills como un Dios destructor de planetas y en el anterior capítulo se las arregló para vence a Goku en dos golpes. Ahora en el capítulo 6 podemos ver de nuevo su lado malvado. Bills de enfrenta en esta ocasión a Vegeta durante la fiesta de Bulma y lo deja paralizado. A continuación se ve un flashback del pasado donde Bills amenaza al padre de Vegeta.

Bills es un personaje con una personalidad interesante, ya que le molestan las cosas más pequeñas. El padre de Vegeta lo desobedeció robándole la almohada más cómoda del universo. Bills quería esa almohada así que castiga al padre de Vegeta robándosela de nuevo.

Vegeta siendo un niño ve los hechos y se cabrea, sin embargo no podemos ver lo poderoso que es Bills ya que se termina el flashback. Pero en el presente si que podemos apreciar los poderes de Bills ya que es capaz de paralizar a todo un Super Saiyan con su poder mental.

Pero no os alarméis, ya que tras estos hechos el capítulo da un giro de 180 grados y se vuelve mucho mas light. Podemos ver a Bills y a Vegeta a continuación en una faceta mucho más social que la anterior.

Yamcha y Bills

De forma ingenua Bulma ve a Beerus y a Whis y los invita a disfrutar de la fiesta. Se cree que son “amigos” de Vegeta. Su marido intenta mantener la calma y tener a Bills bajo control intentando complacerle en todo. Es consciente de que si Bills se cabrea la Tierra está condenada.

Hay momentos divertidos donde Bills de cabrea pero sin embargo si hará buenas migas con Krilin y asimismo tampoco parece molestarle la colleja que Yamcha le da en la espalda en plan colegueo.

Pero el buen humor de Bills tiene un límite bien corto y se cabrea bastante cuando Trunks y Goten le tiran accidentalmente agua a la cara. En este momento un siempre pendiente Vegeta interviene y hace de chef temporal para ofrecerle un poco del pulpo frito que tanto ha gustado degustar a Bills y a Whis.

Esta escena cambia con respecto a lo que pudimos ver en la película La batalla de los Dioses, ya que en la película Vegeta tenía que cantar para llamar la atención de Bills. Un cambio bastante acertado por parte de Akira Toriyama, ya que es bastante más creíble ver a Vegeta haciendo de chef que cantando, una cosa es que de vez en cuando caiga en la ridiculez y otra muy distinta ya es humillar a un personaje al que se le supone orgulloso.

El final del capítulo si que es similar a lo visto en La batalla de los Dioses, con Bills cabreándose a más no poder con el también cabezón y codicioso Buu que no quiere compartir su pudin. Y a pesar de la mediación de Whis, Buu se niega a compartir su preciada comida.

El episodio 6 termina con Buu siendo derrotado por Vegeta que piensa que el fin del mundo está cerca. A continuación también se puede ver el vídeo previo del capítulo 7 de la semana que viene de Dragon Ball Super.

Así, en líneas generales el capítulo 6 está lleno de humor y es muy entretenido, abandona la acción del capítulo 5 y tampoco avanza en la trama, algo a lo que deberían estar acostumbrados los fans de Dragon Ball Z, ya que solía ocurrir, sobretodo en batalla.

Deja un comentario