Resumen del capítulo 10 de Dragon Ball Super, ¡el mejor capítulo hasta ahora!

Finalmente comenzó el capítulo 10 de Dragon Ball Super y ha sido sin lugar a dudas el mejor capítulo de la temporada hasta el momento. Este capítulo estuvo lleno de emocionante acción de principio a fin.

Se podría decir que los últimos capítulos habían estado llenos de contenido de relleno y que salvo el capítulo 9 donde Goku se convertía en Super Saiyan Dios, poco más de acción hemos visto hasta ahora.

En el capítulo Bills hemos podido ver a Bills contra el Super Saiyan Dios desde un principio, de hecho si echamos la vista atrás podemos encontrar similitudes con el capítulo 5, aunque en este caso la animación ha mejorado considerablemente. Después de las críticas recibidas parece que para el capítulo 10 el equipo de animación ha decidido ponerse las pilas y ha dejado atrás la mala calidad de anteriores capítulos.

Hacia el comienzo de este episodio de Dragon Ball Super, Goku todavía se encuentra intentando acostumbrarse a sus nuevos poderes. No está acostumbrado a esta nueva transformación. Whis también informa al resto de que no pueden percibir el Ki de un Dios. Y el hecho de que no se puedan detectar los niveles de potencia de los Dioses hace esto bastante interesante.

capitulo 10 de Dragon Ball Super

No hay mucho más que decir sobre la lucha, ya que es lucha en si, pero es impresionante. Ambos luchadores se encuentran en un “toma y daca” que no cesa y en esta ocasión si que Goku es capaz de alcanzar a golpear a Bills.

Pero tampoco es un capítulo sin humor, ya que hay un momento en el cual aparece a escena Pilaf y sus secuaces que se hacen amigos de Whis y se dedican a saciar un poco su hambre. Este detalle no salía en la película La Batalla de los Dioses, con lo que está bien, ya que le da un buen toque. Por lo demás, el resto de amigos de Goku no hacen mucho más que mirar pasmados y comentar la jugada como buenamente pueden.

De todos modos, lo más sorprendente es que tanto Goku como Bills admiten que solamente se estaban conociendo y probando durante la batalla, ya que no estaban luchando con todo su potencial. El capítulo termina con uno mirando fijamente al otro y prometiéndonos mucha más acción para el próximo capítulo.

Así este capítulo ha sido sin duda el mejor de Dragon Ball Super hasta la fecha, con una animación sólida, escenas de relleno bastante escuetas y al fin y al cabo ninguna de las horribles imágenes hechas a toda prisa del capítulo 5.

Esperamos que el toque de atención les haya llegado a Toriyama y su equipo, y que no se vuelva a repetir el bajón de calidad en capítulos posteriores. Parece que la pelea entre Bills y Goku durará al menos otros dos capítulos.

Deja un comentario