Review del capítulo 18 de Dragon Ball Super

Este capítulo comienza recordándonos lo ocurrido en el capítulo anterior, el nacimiento de Pan (hija de Videl y de Gohan), que Vegeta ya lleva más de 5 meses entrenando bajo la batuta de Whis en el planeta de Bills y que Goku ha logrado escapar de las garras de Chi Chi e unirse al Vegeta en su entrenamiento para así lograr aumentar su potencial.

Ya en cuanto a hechos relatados en el propio capítulo 18, éste comienza con una divertida escena de Whis y Goku viajando a través del tiempo (cual Doraemon) y con Goku que necesita ir al baño para hacer aguas menores y preguntándole a Whis si falta mucho para llegar y si se lo puede hacer allí mismo. La respuesta del siempre cordial Dios no es esta vez tan amistosa, y tras la insistencia de Goku le dice que o se aguanta o lo lleva de vuelta a la Tierra.

Poco después llegan al planeta de Bills y ya se aprecian los primeros avances en el entrenamiento de Vegeta, quien ya es capaz de detectar el Ki de los Dioses. A Vegeta no le hace gracia ninguna ver que Whis no viene solo y le trae un compañero de entrenamiento.

champa y vadosA continuación Goku y Vegeta se enzarzan en una conversación en la cual el primero le reprocha a Vegeta el no haberle avisado de que estaba entrenando bajo las órdenes de Whis, poco después frunce el ceño porque Vegeta le dice que no tenía porque haberle avisado. Y tras unos cuantos cumplidos en los que Goku se fija en que el poder de Vegeta es ahora mayor al suyo, hace una apreciación, y es sobre el mandil que lleva puesto Vegeta, evidente a príncipe del planeta que lleva su nombre le sienta fatal este último comentario. Después se suceden los típicos piques entre ambos sobre cual aguantará mejor el entrenamiento que se ven interrumpidos cuando Whis le recuerda a Goku que tenía que ir al baño, y a Goku no se le ocurre otra cosa que hacer sus necesidades en lo limpiado por Vegeta, así que nuevo cabreo.

Como podéis ver, esta parte es totalmente cómica y le sucede una escena en la que vemos el majestuoso dormitorio de Bills, lleno de relojes del tiempo que pueden estallar. El cometido de Goku y Vegeta es cambiarle las sábanas a Bills sin que este se de cuenta, así que Vegeta le da un delantal a Goku para que le ayude en esta tarea. Y algunos momentos Bills casi se despierta por culpa del ruido generado por Goku y de que da golpes en sueños. Finalmente y tras muchos esfuerzos, consiguen cambiarle las sábanas.

La escena es digna de ver, con Goku atrapado por Bills y éste levantándolo en el aire mientras el otro duerme, Vegeta dejando las sábanas bien estiradas y dándole un pescadito también en sueños mientras éste duerme.

A continuación ambos se ponen a limpiar todo, recolectar, etc, ya que según le informa Vegeta a Goku, esos son los requisitos para poder entrenar y hay que hacerlos diariamente.

Tras ésto al fin comienza el entrenamiento y Whis le entrega un nuevo uniforme de alumno a Goku diseñado especialmente para él.  Lo primero que tienen que hacer es coger un peso con ambos brazos, el cual no son capaces ni uno ni otro de levantarlo ni un palmo del suelo y correr por todo el planeta con él, y lo peor de todo es que o se dan prisa o el camino desaparece tras ellos. Apenas pueden avanzar y en caso de caerse irán a otra dimensión donde jamás podrán regresar.

A continuación vemos como Whis los traslada a la habitación de Bills y éste los fulmina de un rayo, con eso termina el entrenamiento y al fin pueden descansar.

Después, con Goku durmiendo ya a pierna suelta, el pez del oráculo de dice a Whis que quizás esté siendo demasiado duro con sus alumnos, pero éste se mantiene firme y cree que además el hecho de entrenar sin siquiera transformarse en Super Saiyans los hará más fuertes.

Al día siguiente Whis los reta a luchar contra él, y a pesar de los esfuerzos de Goku y Vegeta, no son capaces ni de rozarle. Whis les explica que les falta velocidad y que tienen que utilizar los cinco sentidos.

El punto más gracioso de esta parte es cuando Whis se está haciendo el fuerte y mientras tanto Goku le informa de que está pisando mierda, fue sin lugar a dudas una escena muy divertida.

Mientras tanto, y cambiando diametralmente de escenario, aparecen en pantalla Champa y Vados, quienes desintegran un planeta en segundos y también una nave perteneciente al ejército de Freezer, a la cual Champa y compañía adelantan como su fuesen un obus.

 

 

Deja un comentario